viernes, 7 de enero de 2011

Contaminación del agua con arsénico: Una solución posible

YA SE APLICA EN ESCUELAS PROVINCIALES CON EXCELENTES RESULTADOS
Un método de bajo costo elimina arsénico del agua
Un equipo de investigadores de la Universidad de La Plata probó la eficacia del método. Su aplicación a escala será una solución para la grave situación de localidades como Dorrego, Algarrobo, Villarino, y Patagones, entre otras.


Un sistema destinado a reducir los tenores de arsénico en agua subterránea a niveles inofensivos para la salud humana ya está siendo empleado con excelentes resultados en la primera de las escuelas rurales de la provincia integradas al proyecto ubicada en Punta Indio. Le seguirán: Carlos Casares, General Viamonte y Villarino, en el sudoeste bonaerense.
El método será aplicado en comunidades y escuelas rurales y fue desarrollado por investigadores pertenecientes a la Universidad Nacional de La Plata nucleados en el Instituto de Recursos Minerales (Inremi), el Centro de Química Inorgánica (Cequinor), el Centro de Investigación y Desarrollo de Ciencias Aplicadas (Cindeca) y la Planta Piloto Multipropósito de la Facultad de Ciencias Exactas.
El doctor en Geología Isidoro Schalamuk, quien dialogó con "La Nueva Provincia" sostuvo que las investigaciones comenzaron unos 5 años atrás, a raíz de reiteradas consultas de médicos de distintas provincias preocupados por los efectos del arsénico presente en el agua sobre la salud humana.
El equipo que lideró los trabajos estuvo integrado por el mencionado Schalamuk y los doctores en Química, Lía Botto y Horacio Thoma, todos investigadores del Conicet.
Schalamuk es director del Instituto de Recursos Minerales (Inremi), dependiente de la Universidad Nacional de La Plata y de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires, investigador superior del Conicet y emérito de la UNLP.
"El hierro es un elemento que incorpora al arsénico. Conocíamos distintos trabajos, pero teníamos muy presente que debíamos elegir un producto de bajo costo y fácil extracción. Eso teniendo en cuenta, fundamentalmente, adonde iba a ir dirigido este desarrollo", relató el investigador.
Agregó, que los primeros ensayos de laboratorio se hicieron sobre arcillas ferruginosas provenientes de la provincia de Buenos Aires, para pasar luego a la etapa piloto y, posteriormente, al desarrollo de una planta que podía tratar unos 2 mil litros de agua diarios.
"Los resultados han sido óptimos, ya que pasamos de 300 partes por billón de arsénico en agua a entre 4 y 5 partes por billón, que es lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud, para agua de bebida", explicó el investigador.
Schalamuk señaló que las arcillas ferruginosas usadas reúnen un 40% de óxidos de hierro, lo que permite su reutilización entre 40 y 50 veces sin perjuicio para la calidad del tratamiento.
El método tiene un alto grado de efectividad, ya que con 200 kilos de arcilla se pueden tratar unos 100 mil litros de agua, según aseguran sus mentores.
"Otro aspecto muy importante es que la arcilla de desecho, con alto contenido de arsénico, no vuelve al medio ambiente. Puede destinarse a la producción de hormigones o cerámica, ya que el arsénico cambia su valencia química al ser llevado a calcinación y se inertiza", explicó Schalamuk.
El arseniato de hierro, que es la forma química que adquiere el elemento, queda aislado del medio ambiente y pasa a formar parte de la matriz del aluminosilicato (arcilla) cuando la temperatura se eleva entre 500 y 800 grados centígrados.
Esta condición fue certificada por el Laboratorio de Ensayo de Materiales de la Provincia de Buenos Aires (LEMIT).
Los efectos del arsénico y su grado de toxicidad --fue clasificado como cancerígeno clase A-- dependen de su configuración química y de su concentración, el más conocido es el Hidroarcenisismo Crónico Regional Endémico (HACRE)
El centro del país, desde Chaco hasta La Pampa, incluyendo Santiago del Estero y parcialmente Córdoba y Santa Fe, Buenos Aires y San Luis, tienen arsénico en el agua, existiendo lugares que poseen niveles de 70,100,300 y hasta 1.500 pbb (partes por billón).


Simplicidad y bajo mantenimiento. El equipo necesario para el tratamiento del agua reúne un tanque de 2.000 litros de capacidad con un sistema mecánico de agitación impulsado por un motor eléctrico, al que se le incorporan 200 kilos de arcilla (10%). Durante una hora el líquido es agitado mecánicamente y luego se lo deja decantar unas 3 horas, para derivarlo luego a otro depósito donde se agrega una dosis adecuada de floculante (sulfato de aluminio) para favorecer la precipitación de la arcilla, y cloro (bactericida) para asegurar su potabilidad. Finalmente, el agua es conducida hasta un tercer tanque donde se almacena.
La línea de conducción tiene incorporados varios microfiltros en su trayecto para eliminar la turbidez.
El sistema se encuentra en funcionamiento en una escuela rural de jornada doble ubicada en el Paraje Las Virutas, Partido de Punta Indio, donde además sirve al vecindario cercano. Merced a un subsidio de la Comisión de Investigaciones Científicas será instalado en otras tres escuelas: Carlos Casares, Viamonte y Villarino, todas de la provincia de Buenos Aires.
Los buenos resultados alcanzados impulsaron a la Dirección de Escuelas a gestionar un crédito ante el Banco Mundial, para extender el proyecto a 50 escuelas bonarenses.
Schalamuk agregó que el método también demostró una gran capacidad para reducir los tenores de flúor, que "aunque no es tan efectivo como con el arsénico, hace descender sustancialmente su presencia".

Tomado de: http://www.lanueva.com/edicion_impresa/nota/28/07/2010/a7s028.html

miércoles, 5 de enero de 2011

Más que radiografías de tórax y rodillas fracturadas...












Aquí apreciamos en la imagen a la Nebulosa del Cangrejo, captada por el Observatorio de Rayos X "CHANDRA"; fuente: Nasa, un bolso en el control de un aeropuerto y el motor de un Subaru.

Los Rayos X...no sólo radiografías de rodillas fracturadas



Primera Radiografía: La mano y el anillo dela esposa de Wilhelm Roentgen (1896)

Los rayos X se aplican tanto en la investigación científica como en la industria y la medicina.
En la investigación científica en física, química, mineralogía, metalurgia y biología, permite determinar la estructura internas de las diferentes materias.
En la industria son muy útiles para examinar objetos, como piezas metálicas, por ejemplo, sin necesidad de alterar las muestras. También se utilizan en las aduanas para monitorear cargas y equipajes, sin abrirlos.
En la medicina, la radiología (utilización de los rayos X) constituye una especialidad destinada a establecer el diagnóstico de enfermedades y lesiones tanto de los huesos como de los tejidos blandos.
Para este último caso se suministran al paciente por vía oral o intravenosa compuestos opacos que permiten contrastar las imágenes y visualizar los órganos.
Así como los rayos X representan una poderosa herramienta para el diagnóstico, pueden producir daños celulares. Por esta causa no se realizan radiografías a mujeres embarazadas. Se trata de reducir al mínimo la exposición de los pacientes y los trabajadores que los utilizan deben contar con protecciones de plomo ya que es un material que no pueden atravesar los rayos X.

Hace 115 años...


El 8 de noviembre de 1895 quedará en la historia como el día que el físico Wilhelm Conrad Röntgen descubrió los rayos X, aunque como siempre en los inventos, hay una pre-historia que muchas veces se olvida.

Ese 8 de noviembre, Conrad Röntgen realizó experimentos con los tubos de Hittorff-Crookes (o simplemente tubo de Crookes) y la bobina de Ruhmkorff.

Analizaba los rayos catódicos para evitar la fluorescencia violeta que producían los rayos catódicos en las paredes de un vidrio del tubo.

Para ello, creó un ambiente de oscuridad, y cubrió el tubo con una funda de cartón negro. Al conectar su equipo por última vez, llegada la noche, se sorprendió al ver un débil resplandor amarillo-verdoso a lo lejos: sobre un banco próximo había un pequeño cartón con una solución de cristales de platino-cianuro de bario, en el que observó un oscurecimiento al apagar el tubo.

Al encender de nuevo el tubo, el resplandor se producía nuevamente. Retiró más lejos la solución de cristales y comprobó que la fluorescencia se seguía produciendo, así repitió el experimento y determinó que los rayos creaban una radiación muy penetrante, pero invisible. Observó que los rayos atravesaban grandes capas de papel e incluso metales menos densos que el plomo.

En las siete semanas siguientes, estudió con gran rigor las características propiedades de estos nuevos y desconocidos rayos. Pensó en fotografíar este fenómeno y entonces fue cuando hizo un nuevo descubrimiento: las placas fotográficas que tenía en su caja estaban veladas.

Intuyó la acción de estos rayos sobre la emulsión fotográfica y se dedicó a comprobarlo. Colocó una caja de madera con unas pesas sobre una placa fotográfica y el resultado fue sorprendente. El rayo atravesaba la madera e impresionaba la imagen de las pesas en la fotografía.

Hizo varios experimentos con objetos como una brújula y el cañón de una escopeta. Para comprobar la distancia y el alcance de los rayos, pasó al cuarto de al lado, cerró la puerta y colocó una placa fotográfica. Obtuvo la imagen de la moldura, el gozne de la puerta e incluso los trazos de la pintura que la cubría.

Sin embargo, recién el día 22 de diciembre el físico se decidió a probar su nuevo experimento en seres humanos. La primera imagen también tiene una historia particular: como el inventor no podía manejar al mismo tiempo su máquina, la placa fotográfica de cristal y exponer su propia mano a los rayos, le pidió a su esposa que colocase la mano sobre la placa durante quince minutos.

Al revelar la placa de cristal, apareció una imagen histórica en la ciencia. Los huesos de la mano de Berta, con el anillo flotando sobre estos: la primera imagen radiográfica del cuerpo humano.

El descubridor de estos tipos de rayos tuvo también la idea del nombre. Los llamó "rayos incógnita", o lo que es lo mismo: "rayos X" porque no sabía que eran, ni cómo eran provocados. Rayos desconocidos, un nombre que les da un sentido histórico. De ahí que muchos años después, pese a los descubrimientos sobre la naturaleza del fenómeno, se decidió que conservaran ese nombre.

Tomado de: http://www.diarioregistrado.com/Tecnologia-nota-44558-Celebracion-por-los-115-anos-de-los-rayos-X.html